pero si prefiere bajar al pueblo encontrará el restaurante Kaupe, en lengua indígena 'estar en casa', así se sentirá. El Chef Ernesto Vivián le preparará la deliciosa centolla en salsa de azafrán o tal vez prefiera la Merluza Negra en Papillote. Todos estos platos rociados con un buen vino blanco argentino de la zona andina lo harán olvidar las fatigas y andanzas del día.

Cuando el amanecer lo sorprenda en su ventana, frente a la gran bahía, tal vez sienta una profunda nostalgia de dejar estos solitarios parajes, este confín del mundo donde el viento y la nieve se convierten en amor.